lunes, 23 de julio de 2012

Colaboración - BLACK HAMMER



Saludos mundo silencioso,

Hace ya unos días vi en las Redes Sociales que Francisco Agenjo solicitaba poder publicar material en algunos de los blogs de sus contactos para dar a conocer su juego Black Hammer.


Este anuncio además ha sido extendido a otros sitios de interés como son La Revista Desde El Sótano, perteneciente a Ediciones Sombra, editorial de referencia en el rol patrio, y cuyos contenidos gratuitos así como módulos para su sistema son siempre bienvenidos, ademas de ser la editorial que distribuye el juego.
Por otro lado la editorial Trasgotauro, si los de Trasgos y Mazmorras, que nombre más chulo conseguí ponerle en las votaciones también colaborarán en la publicación de relatos de ambientación de las ciudades del juego.

Tenéis la información sobre las colaboraciones Aquí.

¿Que es Black Hammer? Black Hammer es un juego de Rol basado en el Sistema D20 donde lo que más destaca es su ambientación, donde la gente vive en ciudades porque fuera de ellas hay una plaga que todo lo consume y retuerce.

Sin más os dejo con el que espero sea el primero de muchos los relatos de una de estas ciudades, la Ciudad de Nasurnaga Despeir, la ciudad de los Elfos Oscuros.


Introducción a Nasurnaga Despeir

Dos nombres, una ciudad. Hogar de la única población conocida de elfos oscuros tras La Plaga Nasurnaga permaneció incomunicada, como el resto de ciudades de Black Hammer, durante siglos. Hasta la llegada de los Dragómadas y sus caravanas que desafían a la Plaga.
Muchos desconocen el peligro al que se enfrentan ahora que los habitantes de Nasurnaga pueden llegar a sus propios hogares, pero la terrible maldad de la Ciudad Subterránea ha llegado a oídos de los dirigentes de ciudades como Seesa, Círculo de Fuego o Constructia, y éstos han despachado espías e investigadores para saber el origen del mal al que se enfrentan.
Los pocos que han regresado cuentan terribles historias, algunas de las cuales no pueden ser verdad.
Hablan de una ciudad subterránea de oscuridad y maldad que comparte dos razas terribles, los Elfos Oscuros y los devoradores de cerebros Kaeremitas.
La primera raza es originaria de la ciudad, y fueron ellos quienes le dieron el nombre original, Nasurnaga. La segunda, una raza humanoide exiliada que literalmente devora los cerebros de sus víctimas, llegó errante en los años previos de la Plaga. Solicitó asilo, tras haber sido rechazados en numerosos lugares debido a su terrible fama. 
Los elfos oscuros superaron sus recelos iniciales con dos condiciones, los Kaeremitas apoyarían a los elfos oscuros y se someterían a un ritual mágico por el que sus cuerpos no podrían asimilar los cerebros de esta raza. 
A cambio, aceptaron acogerles en la ciudad por si se materializaban los presagios de que un mal terrible azotaría el mundo que pasó a llamarse Black Hammer. Y por supuesto, la Plaga llegó y los kaeremitas se quedaron.
Fueron quienes le otorgaron su segundo nombre, Despeir.
Casi mil años después ambas razas mantienne unas relaciones que como poco podrían calificarse de distantes.
Lejos de mezclarse, mantienen comunidades separadas, y sin apenas relaciones fuera de los negocios comunes que mantienen.
Precisamente esas relaciones han tenido un impacto significativo en el pasado de la ciudad. Lejos de mezclarse con los elfos oscuros, los kaeremitas mantuvieron una distancia que les relegó a los suburbios de la ciudad. Descontento con esta situación, los devoradores de cerebros propusieron un pacto a los despojados y los oprimidos de entre los elfos oscuros. Los machos.
Nasurnaga había sido una sociedad matriarcal antes de la Plaga, y lo siguió siendo durante los primeros siglos tras la llegada del Martillo Negro.
La mezcla de los oprimidos machos y de los descontentos kaeremitas forjó una alianza que desembocó en una revuelta llamada Las Guerras de la Ascensión.
Durante décadas, las calles de Nasurnada Despeir rugieron con las emboscadas y los enfrentamientos más o menos directos. Docenas de esclavos eran sacrificados como peones mientras las hembras elfos oscuros trataban de recuperar sus poderes contactando con unos dioses que se habían alejado del mundo de Black Hammer, para confrontar sus dones contra los poderes metales de los kaeremitas y la magia de los machos.
La eventual victoria de los machos elfos oscuros y sus aliados dio un vuelco a la situación de la ciudad, aunque no terminó con la inquina ni la ambición de las perdedoras, quienes siguen conspirando mientras son estrechamente vigiladas por los ahora líderes de cada casa.
Otro de los elementos que destacan los espías de las otras ciudades es la estructura familiar de los elfos oscuros.
Mientras que en ciudades como Seesa o Taniendra existen cuatro o cinco familias o casas, resquicios de las originales, el aislamiento en Nasurnaga, lejos de producir una concentración del poder sobre la ciudad, ha propiciado el nacimiento de docenas de casas menores y familias.
La naturaleza complotadora de los elfos oscuros, y los tejemanejes de los kaeremitas con el fin de evitar una excesiva concentración de poder en sus conciudadanos, a los que llaman Los Oscuros, de quienes ni se fían ni desean otra cosa que el que no se interpongan en sus investigaciones.
La multitud de casas, la necesidad de competir y sobrevivir, y el aislamiento ha originado la especialización de muchas casas en artes arcanas y extrañas.

Mientras los Terribles kaeremitas continúan con sus experimentos mentales, con sus disecciones de esclavos (y ahora prisioneros de otras ciudades) las casas élficas han creado variantes casi alienígenas.
Los espías hablan de casas especializadas en investigar la enfermedad, otras que dominan una extraña magia de luz negra y que la combinan con los poderes oscuros que las hembras obtienen de sus rezos a los distantes dioses oscuros.
Otra casa se ha especializado en la creación de impíos constructos y golems, y por lo que se dice anda desesperada por lograr un pasaje en alguna de las caravanas para la ciudad de Constructia.
Seesa, la ciudad del Legendario Adrient de Loxos, ha recibido la visita en los Invernaderos de espías de otra casa oscura, interesada en el cultivo de hongos y líquenes de propiedades mágicas, y los Arconh han enviado delegaciones oficiales para pactar con ellos y ver qué pretenden.
Orcasis, la Perla de los Mares, acoge una embajada kaeremita, quienes secuestran parias y mendigos para ser usados en los terribles experimentos que llevan a cabo con algunas familias de elfos en los que investigan la hibridación de criaturas marinas con sus propios esclavos.
En resumen, un pandemonium al que los personajes llegados de otras ciudades sólo se aventurarían si estuviesen muy locos, desesperados, o movidos por alguna ganancia inconfesable. 
Por Francisco Agenjo Toledo 

Espero que os haya gustado tanto como a mí.


Nos Vemos.